lunes, 2 de noviembre de 2015

Crea tu propio aplicador de tintas


¡Hola abejita!

Pues como te adelanté ayer, hoy publico la primera entrada de la sección “trucos”. En esta ocasión les muestro el aplicador que uso para las tintas.



Cuando comencé a comprar los primeros materiales de scrap, intenté sustituir los aplicadores de tinta de distintas maneras (más económicas) pero finalmente opté por comprar las esponjitas (o blending foam) diseñadas especialmente para estos “menesteres”. Eso sí, el aplicador (la base), quería hacerlo más personal así que abandoné mi mesa de trabajo y me fui a otras gavetas a explorar.



… y no muy lejos de ahí me hablaron de las patas de un mueble muy viejo que ya no servía. Había que darles alguna utilidad… devolverlas a la vida.

  
Con un lápiz marqué el ancho de las esponjitas en la base de las patas. Para uno de los aplicadores opté por hacerlo de forma cuadrada y el otro lo limé sólo por los laterales y mantuve la curvatura en los extremos.

 
Con la ayuda de una amoladora de banco, fui dándole forma teniendo en cuenta las marcas hechas. Lo confieso… primera vez que utilizaba esta maquinita pero tenían un buen profesor cerca…

 
Después tocó darle una manita de pintura.. o dos. 



Corté un poco de velcro adhesivo que cubriera la superficie. En este caso sería la parte más áspera para que así pueda pegarse la esponjita. El velcro que utilicé tiene un adhesivo bastante resistente por lo que no necesité reforzarlo.


 Y ya sólo nos queda recortar estas esponjitas a la medida de la base….

 
…Y listo. Ya tenemos dos aplicadores con distintas formas. Les mantuve el color gris pero reconozco que para las fotos usé un poco de washi tape para darle algo de color… puede ser una opción decorativa.

Mi recomendación si haces algo parecido:

·      Asegúrate de que la forma se adapta bien a tu mano... porque si no, no compensa; ergonomía ante todo.
·      El tacto creo que también es muy importante. Esta pintura tenía un acabado muy suave y liso y, si le das dos capas, el acabado es mucho mejor.
·      Al principio sólo hice uno pero si tienes posibilidad, hazte con otro… lo veo útil si estás con un proyecto y tienes que cambiar a menudo de tintas.

Ya… ya sé que no es la alternativa más sencilla que pueda existir pero es una manera de hacerlo, de conocer otras herramientas que normalmente ni ves ni utilizas y de mezclar ramas y aficiones con personas de tu entorno.

Espero que te haya gustado. Si tú tienes otra manera de hacerlo, esta gaveta tiene espacio para todas las propuestas, yo encantada de aprender de tu experiencia.

¡Hasta pronto abejita!

4 comentarios:

  1. Joooo que bueno!, sabes? ni bien abri el post, crei que eran pomos de las puertas! ya sabes , esos que llevan un agujerito con un tornillo en medio, esos tambien valdrian dado que ergonomicos deberian ser.
    Muy buena idea me has dado.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí!... se parecen a esos pomos... cuando ví esas patas me gustó tanto por esa parte redondeada como por la base Todo es hacer la prueba que aquí, por probar que no sea. En casa hay unos pomos de unas puertas a los que se les va a dar otro uso... pero ahí ya se me adelantaron y me quedé sin ellos... pero gracias por la idea! Tomo nota.

      Eliminar
  2. Muy buena idea recicladora Melissa! Aunque lo tengo la maquinita esa para limar, tengo algo similar que puede servirme.... Gracias!
    Por cierto, mira aquí: http://craftsmode.blogspot.com.es/2016/04/premio-liebster.html
    :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Entiendo que no todo el mundo tenga ese cacharro... yo lo usé porque me dejaron trabajar ahí para hacer esta entrada, que si no... ni me lo planteo. Me alegra que te haya gustado y que hayas dado con una alternativa.
      Ya visité tu blog. Muchas gracias!! Me has sacado los colores. Un beso guapa!!

      Eliminar